¿Qué significa Pensar como en el Silicon Valley, estando en cualquier lugar? A lo largo de mi aventura conociendo lugares y explorando las diferencias de mi lugar natal, la Ciudad de México, y  tras haber tenido la oportunidad de estudiar mi maestría en el extranjero, donde permanecí poco mas de dos años, interactuar constantemente con Estados Unidos y Canadá, a la vez que trabajar múltiples veces con colegas que vivieron en Europa, Asia y Latinoamérica, descubrí que la diversidad es un gran activo. Conversar con personas con distintas perspectivas es enriquecedor en múltiples sentidos. Entender cuales son las preocupaciones y formas de actuar en distintos lugares, como la forma de negociar es diferente y no se diga el conocimiento que se adquiere por haber estudiado en otro lugar, donde los recursos, experiencias y formas de vivir son, en muchos casos, radicalmente distintas.

El corolario de toda esta experiencia fue la invitación que recibí por parte de la Secretaría de Economía en el año 2004 de irme a vivir al Silicon Valley en una misión diferente a la que había tenido gran parte de mi vida. Tuve la fortuna de visitar Silicon Valley por primera vez en 1978 con el objetivo de obtener la fuente de suministros de componentes para fabricar en México equipos electrónicos basados en Microprocesadores. Este viaje fue un gran descubrimiento para mi. Llegué a una lugar donde se han creado cientos de productos tecnológicos que van desde osciloscopios y generadores de señales por una empresa conocida como HP, hasta los circuitos electrónicos que están dentro de las computadoras, automóviles, teléfonos y muchos más dispositivos. En esta zona se encuentran dos universidades de clase mundial que compiten por cual de ella produce más premios Nobel y tiene entre su cuerpo académico a las mejores celebridades.

Una situación similar pasa en el costa oeste de Estados Unidos, en lugares como Boston, Nueva York y Washington, sin embargo Silicon Valley tiene un encanto diferente. Tiene unas condiciones de clima, aventura y exploración diferente. El lugar empieza su historia de aventuras con la fiebre del oro, por lo cual se construyen vías ferroviarias para cruzar todo Estados Unidos y está en el camino hacia Alaska, donde hay gigantescos yacimientos petroleros. Esta situación creó en los residentes locales un constante deseo de aventura y descubrimiento que se traslada  hasta nuestros días.

El día de hoy, las condiciones son otras. En lugar de tener el Wild West donde la gente hacia lo que fuera por sobrevivir, hoy hay una actitud diferente de apertura y colaboración que hace que los extranjeros sean bienvenidos. Una experiencia única es asistir a eventos y descubrir que gran parte de la gente que vive ahí tiene son originarios de cualquier parte del mundo. Descubrir a un Siliconiano, como se les dice localmente, que nació en la zona y ha vivido ahí toda su vida, es un acontecimiento. Personas de Japón, China, India, Australia o México son muy frecuentes en las conversaciones y lo más atractivo es que estas personas forman ya parte del núcleo interno del Silicón Valley.

Con un ambiente tan heterogéneo y entendiendo que la gente vive en la constante misión de explorar y lograr resultados haciendo cosas nuevas, no es un accidente que el Silicón Valley sea la cuna de la innovación. Combinar personas de todo el mundo, con distintos antecedentes sociales, tecnológicos y de experiencias personales y profesionales hace un excelente caldo de cultivo, que en inglés se identifica como Melting Pot.

Venir al Silicon Valley es una forma de conocer la experiencia de cómo una idea se transforma en un gran proyecto. Uno conversa en cafés, eventos y actividades diarias con cientos de personas que tiene la misma ambición: crear algo nuevo que tenga impacto global. Desde encontrar cómo conectar a las personas por medio de redes locales en centros de investigación como es Xerox Park hasta cómo diseñar la tableta más novedosa, ligera, rápida y fácil de usar como son las iPads, Kindle y otros dispositivos en la misma categoría.

Tu visita al Silicon Valley es tu oportunidad de explorar este rico ambiente, de aceptar el reto de conocer a mucha gente y descubrir cómo se crea valor y se generan las oportunidades. Para ti que no has tenido la oportunidad en México de conocer a cientos de personas que iniciaron con una idea y la convirtieron en una empresa multinacional.

Te invito a que reflexiones:

 

¿Cuál es la empresa mexicana que más te ha impacto creada en los últimos 25 años?

¿Quiénes han sido los actores participes en esas empresas?

¿Qué interacción has podido tener con ellos?

 

Estas tres simples preguntas las puedes resolver a lo largo de tu estancia en el Silicon Valley. Es tu reto descubrir cómo ir de aquí a allá. Esta aventura es tuya y de nadie más. Realiza con mucho entusiasmo, utiliza los recursos que tienes a tu alcance  y piensa cómo vas a tener lo que aún no tienes. Tú, como emprendedor, has iniciado una jornada que tiene los componentes más formidables que la gente creativa desea: retos e incertidumbre. Una persona creativa desea hacer algo que nadie haya realizado y que sea ampliamente aceptado por su entorno y más aún, por la gente que no conoce.

Aprovecha la oportunidad, sé creativo y ve cada problema como una gran oportunidad a vencer. Para aprovechar la oportunidad pon tu mente en el futuro, fija la fecha que más te guste y usando nuestro ejercicio de Recordar el Futuro imagínate el proyecto que tanto haz deseado realizar y define el camino de donde estas hoy para llegar a tu meta. El libro “Think Like Silicon Valley being anywhere” te proporciona una gran cantidad de elementos para llegar a tu meta, es tiempo de leerlo.