La creación de nuevos servicios y productos involucra el identificar problemas en el entorno que tenemos que comprender de manera profunda. Lograrlo es factible por medio la observación de los problemas, al conocer su impacto en el usuario, entendiendo qué tanto beneficio le proporciona o en qué nivel alivia el dolor que produce el problema. Este entendimiento se logra por medio de explorar en conjunto con el usuario distintas soluciones. La evaluación del beneficio sólo se logra interactuando con los usuarios potenciales de las soluciones que planteamos, creando entonces la soluciones en colaboración con el usuario que busca la solución y el diseñador, emprendedor o responsable de elaborar una solución.

Con el fin de llevar a cabo esta interacción eficientemente y de manera estructurada, la empresa de diseño Ideo, creada por  David Kelley, quien fuera estudiante de Stanford, desarrolló la metodología Design Thinking , la cual se imparte ahora como parte del currículo del Hasso Plattner Institute of Design en Stanford. Esta metodología consta de 6 pasos para desarrollar un producto y probarlo con el cliente potencial: comprender, observar, punto de vista, idear, prototipo, prueba.

130613_designthinking

 

La metodología de Design Thinking recorre los pasos desde entender el problema que tiene el usuario potencial, observar al cliente para que el diseñador obtenga un punto de vista que le permita idear una solución, de la cual se lleva a cabo un prototipo que permite probar el nivel de beneficio, satisfacción e interés del usuario con el producto desarrollado.

Esta metodología esta orientada a transformar el paradigma de que el diseño de  un producto no debe involucrar al usuario y de que la creación de prototipos es de muy alto costo. Con este sencillo procedimiento, en un par de horas de interacción con usuarios potenciales es factible identificar los elementos de valor de una solución y su potencial aceptación. De acuerdo a la complejidad del producto, es posible hacer una o varias iteraciones con distintos clientes con el fin de tener suficiente información que permita tomar decisiones acerca de la viabilidad de la solución.

Al final del experimento, el responsable de tomar decisiones tiene un gran acervo de elementos que facilitan el desarrollo de productos, que en un mundo donde la innovación es el eje de crecimiento, Design Thinking permite acelerar la identificación de soluciones innovadoras en tiempos considerablemente reducidos, así como emplear todo tipo de recursos involucrados en el desarrollo de nuevos productos.

Para ti como emprendedor, que cuentas con recursos limitados, Design Thinking te abre la oportunidad para desarrollar tu máxima capacidad de innovación y obtener resultados en corto plazo. Durante tu estancia en el Bootcamp Build or Die, no pierdas esta oportunidad y conquista el mundo con nuevos productos que contengan una alta innovación y regresa a establecer una empresa que será tu mejor tesoro.