Mi vida en la tecnología empezó creando circuitos electrónicos, años después tanto la tecnología electrónica se convirtió en dispositivos programables por software como mi vida cambio y me involucre en le desarrollo de software, lo que me llevo una buena parte de mi vida profesional desarrollando aplicaciones programadas en lenguaje de máquina en ensamblador, como empezar a conocer los lenguajes de alto nivel como fue inicialmente PLM, un dialecto de PL/1 que se usaba para programar microprocesadores, la historia fue evolucionando al punto que decidí regresar a la escuela y me inscribí en la Maestría de Matemáticas de la Universidad de Waterloo en el programa de Ciencias de la Computación Aplicada. Este fue una gran etapa de la vida, descubrir que era la teoría de computación en una escuela de Matemáticas fue una crisis existencial para mi que pude sobrevivir con la ayuda de varios buenos amigos como Pedro Celis, José Blakeley y Jose Ignacio Icaza que me ayudaron a entender la parte teórica en una mente pragmática de un ingeniero.

Esta experiencia de programación de aprendizaje en Waterloo me permitió combinar mis conocimientos electrónicos con desarrollo de software que me utilice ampliamente en mi regreso a México donde trabaje dos años en la integración de sistemas de Desarrollo Automatizado de Equipo Electrónico y culmino con el proyecto mas complejo de tecnología que participe que fue el desarrollo de la Automatización de un Ingenio Azucarero, donde se diseño un sistema que utilizaba cuatro sistemas operativos como VMS en Vax, Unix, MS-DOS (Windows no estaba en el radar aun) y un sistema operativo en tiempo real para controlar sistemas de adquisición de datos. Donde el desarrollo del sistema completo esta basado principalmente en el Lenguaje C y Fortran, así como un lenguaje inventado por nosotros para hacer rutinas de automatización.

El tiempo paso y de hacer software, me convertí en arquitecto de aplicaciones, integrador de sistemas, líder de proyecto y finalmente por un tiempo fue hasta director de varias empresas, donde la preocupación mayor es tener un esquema financiero sano mas que estar divertido diseñando aplicaciones, programando y generando nuevos productos.

En mi nueva faceta de vida, 20 años después, decidí tener  de nuevo la oportunidad de crear mis propios sistemas, desarrollar aplicaciones y volver a donde nací, el mundo de la tecnología de información, por lo que empecé a explorar la idea de programar y decidí iniciar por hacer una aplicación en iPad usado software de prototipos http://www.appcooker.com/, la experiencia evoluciono lentamente por varias razones, una tenia que cambiar de ambiente de programación de Windows a Apple, lo cual era un decisión mayor por mis creencias religiosas anti-Apple, la cual fue ganada la batalla por la decisión de Santiago mi hijo menor que resolvió el problema de que yo nunca me compraría una Mac de ninguna manera y me regalo una MacBook Air en la navidad pasada. Este primer paso abrió un universo de conflictos emocionales donde me hizo regresar a mi vida en la empresa Kiven que tuve de 1998 al 2003 donde producíamos contenido, hacíamos sistemas y desarrollábamos campañas comerciales para grandes empresas. Por lo que los primeros cuatro meses del 2013 fue un carrera contra el tiempo y usar todos los minutos disponibles para volver a aprender a hacer videos, manejar multimedia, diseñar websites y producir libros en forma electrónico. Esta etapa se convirtió en un renacimiento a mi vida de creador de productos y me hizo readaptarme a la vida de un autentico innovador. Los últimos 8 años de mi vida me sentía como un promotor del emprendimiento y la innovación que estaba en el lugar del mundo donde mas innovación se desarrolla que es el Silicon Valley y sin embargo cada día esta mas alejado de hacer las cosas, mi día a día era mas como resolver el problema del color de la pluma usada en un recibo PyMe para que una empresa entrara al programa de aceleración que por estar conversando con los empresarios en como conquistar el mundo con nuevos productos y servicios.

En esta fase de renacimiento surgió la idea de hacer algunas herramientas en línea para facilitar la innovación y crear nuevas empresas, una actividad que mi amigo Luke Hohmann hace continuamente con su metodología de www.innovationgames.com, lo que movió mi enfoque al desarrollo en iPads a hacer un website y decidí hacerlo como lo hacen los jóvenes de hoy, usando Ruby on Rails y todo lo que eso implica.

Para hacer el proyecto exploramos las metodologías agiles de desarrollo y empezamos creando un tablero en www.trello.com y usar http://www.balsamiq.com/ para hacer un wireframe, después vino la necesidad de empezar a programar, ya con la idea de hacerlo en Ruby on Rails, vino la pregunta como lo puedo aprender y de ahí surgieron varias propuestas visita el sitio http://ruby.railstutorial.org/ y compra el libro junto con los videos que lo acompañan, lo cual me ayudo notablemente en pocas horas estaba programando en Ruby, conociendo Git y GitHub y colocando una aplicación en Heroku. Al necesitar un poco mas de conocimientos vino la recomendación inscríbete en http://www.codeschool.com/ y toma cursos ahí para continuar tu aprendizaje del lenguaje y otras herramientas y metodologías complementarias.

Con esta experiencia, volteo a ver como debería hoy una persona aprender lo que aprendí cuando fui a la Universidad de Waterloo donde obtuve conocimientos fundamentales muy solidos que me permiten aprender nuevas herramientas y estar en acción en cuestión de un par de semanas y combinarlo con un proceso de autoaprendizaje acelerado con el apoyo primero de amigos y después descubrir que atrás de estas herramientas hay comunidades gigantescas de  aprendizaje que se apoyan unos a los otros y se trabaja en una forma meteórica.

En conclusión para mi, la Universidad no esta muerta mas necesita un cambio de chip muy fuerte y las personas tienen que desarrollar nuevas habilidades de aprendizaje que abran grandes formas de construir en conjunto usando toda la colaboración que hoy tenemos. ¿No crees que este es un problema interesante?