Hay múltiples formas para llevar a cabo reuniones creativas donde exploramos un tema y cada participante tiene algo que aportar. Un método muy conocido es la lluvia de ideas, donde cada participante genera una idea que se coloca en un pizarrón, ya sea escrito con plumón o en un post-it, y después se hace una labor de agrupamiento para clasificar temas e identificar el nombre de cada grupo. Este método es simple, mas tiene la desventaja de que sólo se puede trabajar una idea a la vez y esto limita el número de ideas que se pueden generar en un tiempo dado. Con el fin de generar el máximo número de ideas en un tiempo limitado, dentro del Bootcamp utilizamos el concepto de Brainwriting conocido tambien como el Método 6-3-5 creado por el Profesor Bernd Rohrbach in 1968. Este método consiste en utilizar una hoja de papel con el formato mostrado en la Figura 1,  y cada participante, en un grupo de 4 a 6 personas,  propone un tema sobre el cual se quieren generar ideas para después proporcionar 3 ideas en un renglón. Los participantes, sentados en círculo, pasan la hoja a la siguiente persona a la derecha. Cada participante lee las ideas escritas y tiene que generar más ideas o tomar de referencia una de las ideas anteriores y refinarla o darle otro sentido. Todo lo aportado es con el fin de crear más ideas y extenderlas, no es válido criticarlas o cuestionarlas. A cada participante se le dan 5 minutos para leer las ideas anteriores y agregar sus tres ideas. Al final el resultado es una hoja con 18 ideas multiplicadas por los 6 participantes de la mesa. Esta dinámica genera un cantidad muy amplia de ideas y el siguiente paso es categorizarlas y elegir las ideas más valiosas para trabajar con ellas. 130610 brainwriting Una forma digital de hacer el mismo ejercicio es usar una hoja de cálculo en línea y compartir las ideas. Como referencia para copiar está la plantilla en Google Docs, la cual tiene la ventaja de usarse en forma colaborativa y se pueden utilizar herramientas de clasificación de palabras o análisis semántico de forma que parte del trabajo analítico se puede automatizar. Utilizando esta herramienta, en el Bootcamp Build or Die hacemos dos variaciones. En lugar de trabajar con ideas trabajamos con problemas, lo que hace un cambio radical en la forma de pensar al provocar que los participantes que normalmente tienden a dar soluciones, aprenden a profundizar en el análisis de problemas. El segundo cambio es que cada mesa tiene que aprender a negociar y conciliar intereses por medio de seleccionar un sólo problema entre los 108 problemas escritos y enfocarse en una segunda etapa a buscar soluciones para el problema identificado, utilizando la misma herramienta ahora para generar soluciones. La creatividad de cada grupo puede ser aplicada para buscar formas innovadoras de  buscar problemas y resolverlos. En tu caso particular, decide la mejor forma de adaptar esta metodología y llega a tener una conclusión en la forma más rápida posible, utilizando múltiples fuentes de información y puntos de vista.